Inicio Bucaramanga “Así es el fútbol acá, un día usted está en la gloria...

“Así es el fútbol acá, un día usted está en la gloria y al otro vende helados”

Figuras de la región siguen siendo desechadas por razones ajenas a lo deportivo. 15 entrevistó a conocedores del tema quienes aseguran que para llegar al profesionalismo los futbolistas santandereanos necesitan más que talento y disciplina.

Real Santander es el único equipo del departamento que le ha dado opciones en el profesionalismo a los jóvenes de la región. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
Para jugar, lo que se necesita es plata”, afirma Jerson Sair Acosta Cuevas, mientras recuerda los seis años que duró formándose para pelear por una oportunidad en la Primera A, máxima categoría del fútbol colombiano.
A sus 20 años, el sangileño cree que las chances de llegar al profesionalismo han acabado. Se le agotaron los recursos económicos con los que vivió los últimos cuatro años en Bucaramanga y no encontró quién le pagara los gastos para seguir en el equipo juvenil del conjunto ‘Leopardo’.
Gracias a su rendimiento fue convocado por la Selección Santander a los 14 años y luego se consolidó en la titular del plantel bumangués. Sin embargo, no fue suficiente. “Nos tuvieron ilusionados con que tendríamos minutos para mostrarnos y de un momento a otro nos echaron”, cuenta Acosta Cuevas.
El volante de la nómina ‘auriverde’, que llegó en 2014 a semifinales del Torneo Postobón Sub19 y que fue eliminada en penaltis por el Deportivo Cali (cuya figura era el barranquillero Rafael Santos Borré), tuvo que devolverse a San Gil y hoy trabaja en una empresa de helados.
Justo después de ese campeonato, el panorama para los jugadores de Cali y Bucaramanga fue diferente. Santos Borré pudo jugar en el balompié profesional, fue fichado por el Atlético de Madrid (cedido al Deportivo Cali) y más tarde fue convocado para la Selección Colombia. Por su parte, Sair Acosta, al igual que la mayoría de sus compañeros, fue rechazado por su club.
Situación similar enfrentó Duván Albeiro Chacón Ramírez. Tiene 23 años y hace diez inició la trayectoria como futbolista. A pesar de haber sido escogido en las convocatorias y de jugar torneos de divisiones inferiores con Real Cartagena, Deportivo Cali, Atlético Nacional y Envigado, en ningún conjunto encontró la posibilidad de debutar en Primera División. Ahora estudia para ser profesor de educación física y entrena a niños de una escuela de fútbol en San Gil.
Según Chacón Ramírez, después de jugar un año en Cali le dieron la espalda, cambiaron las directivas y no aceptaron gente de otras ciudades. De Nacional salió porque pedían un millón de pesos mensuales, que él no tenía, y de Cartagena se fue porque solo les daban opciones a los que hacían parte de la ‘rosca’ del técnico.
En Envigado no fue diferente, pues solo se mostraba al que tuviera dinero para pagar. “Si no tienes a un ‘padrino’ que invierta es muy complicado. Cuando creí que ya estaba cerca de debutar con los mayores preguntaron por la posición económica de mi familia, y como no era buena, me dijeron que no servía”, agrega el jugador.
Abandono por parte de los clubes profesionales
Así como en su momento lo hicieron Sair Acosta y Duván Chacón, 12.000 niños entrenan en alguno de los 460 equipos del departamento, de los cuales 110 pertenecen al área metropolitana de Bucaramanga, según cifras de la Liga Santandereana de Fútbol.
La ilusión de estos menores es llegar a ser algún día figuras colombianas, pero la realidad es que en el departamento solo el Real Santander (al cierre de esta edición se ubica en el puesto 11 del torneo de la ‘B’) le ha dado oportunidades a los jóvenes.
“Las oportunidades las estamos pidiendo, queremos sensibilizar a las juntas directivas de los clubes de acá y crear un cambio de mentalidad para que entiendan que sin el respaldo de ellos el futbolista nuestro se va a seguir perdiendo”, afirma Germán Wandurraga Malagón director técnico de la Selección Santander Juvenil de Fútbol. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
“Las oportunidades las estamos pidiendo, queremos sensibilizar a las juntas directivas de los clubes de acá y crear un cambio de mentalidad para que entiendan que sin el respaldo de ellos el futbolista nuestro se va a seguir perdiendo”, afirma Germán Wandurraga Malagón director técnico de la Selección Santander Juvenil de Fútbol. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
“Acá hay un gran abandono en la dirigencia, se queda todo en críticas sobre qué pasa con el futbolista y nadie hace nada. Se han acostumbrado a dejar que vaya saliendo una figura cada diez años, solo por esfuerzo del profesor y del muchacho, pero no hay apoyo serio. Hoy, Real Santander es el único club que en su plantilla profesional tiene a más de ocho juveniles que llevan cinco años con nosotros y que tuvieron que jugar torneos municipales y nacionales como parte de su proceso de formación, que culminó con la llegada al grupo principal”, asegura Camilo Villamizar Mora, director técnico de divisiones inferiores del Real Santander.
Atlético Bucaramanga y Alianza Petrolera, (ubicados en las casillas 9 y 16 respectivamente, tras ocho fechas jugadas de la Liga Águila) los otros dos equipos de la región, no han incluido en la lista profesional a los talentos juveniles que sobresalieron en los campeonatos disputados. Por esta razón, jóvenes como Duván Chacón deciden viajar a otras ciudades en busca de las oportunidades que en su tierra les negaron.
Frente a esta realidad, Villamizar Mora dice que no solo se perjudican los muchachos, los clubes también terminan afectados. “Si un plantel no se fija en el recurso que tiene en casa, los gastos aumentan porque cada vez que necesitan un refuerzo deben traerlo de otro lado, ya sea comprado o prestado. En cambio, si forman a los jóvenes solo deben seleccionar los que están en mejor momento, y sin gastar un peso, estos pueden rendir incluso mejor que los que vienen de afuera”, explica.
El argentino Jorge Ernesto Ramoa, entrenador de divisiones menores del Atlético Bucaramanga desde 2012 hasta 2015 y exfutbolista ‘Leopardo’, manifiesta: “‘Pelados’ que tuvimos en la juvenil de 2013 hoy en día están jugando en otros lados y tranquilamente podrían estar aportando acá. A nivel interno hay que hacer un plan de proyección y promoción de los jugadores, mientras no haya esto aquí, no habrá chances. Nosotros hicimos un buen trabajo deportivo, pero sin apoyo es muy difícil. Con la Sub19 del 2014 quedamos invictos en el torneo nacional y ahí habían mínimo seis futbolistas que se perfilaban para jugar en profesional y solamente dos se han salvado”.
edc310_prensa1
Poca confianza en el jugador santandereano
La Selección Santander ha sido el punto de partida para que futbolistas como Michael Rangel (Millonarios), Humberto Mendoza (Real Cartagena), Edwards Jiménez (Boyacá Chicó), Sergio Herrera (Deportivo Táchira) y Sherman Cárdenas (Atlético Nacional), destacados en sus respectivos equipos, fueran vistos y llevados a la ‘A’. Sin embargo, de los últimos grupos que han representado al departamento, solo dos han sido tenidos en cuenta. Jhorman Yepes Mendoza fue al Alianza Petrolera y Gerson Morales Aparicio recibió el llamado del Real Santander.
“Las oportunidades las estamos pidiendo, queremos sensibilizar a las juntas directivas de los clubes de acá y crear un cambio de mentalidad para que entiendan que sin el respaldo de ellos el futbolista nuestro se va seguir perdiendo. Real Santander ya ha entendido la importancia y en este momento es la única ventana que se ha abierto para el jugador que sueña con llegar a la profesional, pero todavía falta que las otras dos instituciones logren entender eso”, afirma Germán Wandurraga Malagón, director técnico de la Selección Santander Juvenil de Fútbol.
“Hoy, Real Santander es el único club que en su plantilla profesional tiene a más de ocho juveniles que llevan cinco años con nosotros y que tuvieron que jugar torneos municipales y nacionales como parte de su proceso de formación, que culminó con la llegada al grupo principal”, asegura Camilo Villamizar Mora, director técnico de divisiones inferiores del Real Santander. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
“Hoy, Real Santander es el único club que en su plantilla profesional tiene a más de ocho juveniles que llevan cinco años con nosotros y que tuvieron que jugar torneos municipales y nacionales como parte de su proceso de formación, que culminó con la llegada al grupo principal”, asegura Camilo Villamizar Mora, director técnico de divisiones inferiores del Real Santander. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
Para Wandurraga Malagón también es necesario que el joven entienda que tiene que fortalecerse, que debe invertir más en su formación para elevar los niveles de potencia y de fuerza, y ante todo, que entienda que debe ser más responsable cuando esté cerca de terminar el proceso.
Esto lo tiene claro Yepes Mendoza, oriundo de Barrancabermeja, quien con tan solo 19 años ya firmó contrato y trabaja a la par con el resto de la plantilla profesional de Alianza Petrolera. Aunque aun no ha jugado, espera que el equipo lo inscriba para disputar la ‘Liga Águila’ en el segundo semestre del año.
“La experiencia que logré con la juvenil del Bucaramanga es grande. Salir de la ciudad y llegar a ser terceros a nivel nacional fue muy importante en mi aprendizaje y agradezco a los que creyeron en mi”, asegura.
Ramoa dirigió al jugador barramejo en su etapa de formación y asevera que “la falta de confianza para darle minutos al jugador santandereano es un defecto grande. Se cree que porque ponemos a un ‘pelado’ que no tiene experiencia se puede perder un partido, pero estoy seguro que cuando a Jhorman le den el respaldo en Alianza Petrolera se va a destacar y todo el mundo lo va a conocer porque es muy bueno. Lo mismo para el caso de Gerson Morales, son jugadores con potencial”.
No hay respaldo después de lo 15 años
Jaime Ordóñez Ordóñez, presidente de la Liga Santandereana de Fútbol, aclara que este organismo deportivo y las escuelas de formación trabajan con los niños hasta los 15 años y después cada jugador debe salir a ‘guerrearla’.
“El joven después de terminar los torneos departamentales y nacionales debería dar el salto a los conjuntos profesionales, pero como en nuestro equipo insignia (Atlético Bucaramanga) no hay cabida para los futbolistas de la región, estos muchachos se van para otros lugares y uno no los puede detener porque ellos buscan su sueño y quieren triunfar”, señala Ordóñez Ordóñez.
“La falta de confianza para darle minutos al jugador santandereano es un defecto grande”, expresa el argentino Jorge Ernesto Ramoa. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
“La falta de confianza para darle minutos al jugador santandereano es un defecto grande”, expresa el argentino Jorge Ernesto Ramoa. /FOTO JHON JAIRO BALLESTEROS.
A causa de esta situación, personas que conocen el entorno futbolístico del departamento, como Jorge Ramoa, expresan que Atlético Bucaramanga debería volver a esa idea de años anteriores, cuando la mitad del plantel era conformado por jugadores de la ciudad. “Ahora sin ese afán de salir de la ‘B’, tendrían que volver de alguna forma a abrir ese espacio para que los programas de divisiones inferiores no se pierdan”, opina el entrenador.
Por ahora, Jhorman Yepes Mendoza y Gerson Morales Aparicio se preparan para ganarse un puesto en las formaciones de sus equipos. Sair Acosta Cuevas está dedicado a su trabajo y afirma que “así es el fútbol acá, un día usted está en la gloria y al otro ya vende helados”.
Duván Chacón Ramírez, resignado pero consciente de que puede compartir sus conocimientos como entrenador, se emociona cada vez que le muestra a sus alumnos las fotos que se tomó con futbolistas como Sergio ‘Barranca’ Herrera, Edwards ‘El Torito’ Jiménez y Andrés ‘El Capi’ Pérez, todos estos, con larga trayectoria en Primera División.
Por Jhon Jairo Ballesteros C. 
Universidad Autónoma de Bucaramanga

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here