Colombia y su tesoro verde: las esmeraldas

Este es un recorrido por el cautivador mundo de las esmeraldas colombianas, de la mano de Javier Gómez, un apasionado experto en su comercialización.

Por Catalina Gómez / mgomez781@unab.edu.co

Colombia brilla con un tesoro verde que ha cautivado al mundo durante siglos, las esmeraldas. Son reconocidas por su calidad y belleza. Según la Agencia Nacional de Minería, el país es el mayor exportador de esmeraldas talladas, con las gemas de mayor calidad, con una participación en el mercado del 55 % en todo el mundo.

Estas piedras preciosas son un pilar importante de la economía colombiana y han jugado un papel crucial en la historia y la cultura del país. 

Según el presidente de la Federación Nacional de Esmeraldas de Colombia (Fedesmeraldas) Óscar Baquero, en 2023 se exportaron US$152 millones (algo más de 581 mil millones de pesos), un crecimiento representativo en comparación con el 2022 que sumaron US$132 millones (cerca de 505 mil millones de pesos). 

Detrás del proceso de extracción de la gema hay conceptos legales como el Artículo 220 de Regalías por las explotaciones de esmeraldas. Además, la extracción está sujeta a regalías, que son pagos que los explotadores de minerales hacen al Estado por el derecho a extraer recursos minerales.

Las esmeraldas colombianas son conocidas por su intenso color verde, pero al ser sometidas a una luz ultravioleta exhiben una fluorescencia roja natural. /FOTO CATALINA GÓMEZ

En medio de esta industria próspera y vibrante destaca Javier Gómez, dedicado a la venta durante la más reciente década de su vida a trabajar con estas preciosas gemas. Su experiencia y conocimiento en el campo son evidentes en la calidad y autenticidad de las esmeraldas que maneja. 

¿Cómo llegó al mundo de las esmeraldas?

Conocí sobre ellas a través de un amigo que las tallaba, y él me mostró cómo era el proceso de detallar las piedras y me pareció interesante. Me gustó la idea de aprender el arte de tallar, pero lo veía lejano. Más adelante ese amigo me contactó con un señor (cuyo nombre reservamos por privacidad) con el que trabajo y yo tenía la ilusión de que de pronto él me permitiera aprender el arte, pero me ofreció trabajo en ventas. Aunque mi primer contacto fue con la talla, terminé dedicándome a la venta de esmeraldas, ya sea a consumidores finales o a los joyeros.

¿Cómo es el proceso de extracción?

Para entender ese proceso, primero debemos hablar sobre cómo se identifica una posible veta. Comienza con geólogos y otros expertos en tierras que pueden detectar dónde es probable que exista una veta de esmeraldas. Una vez identificada se inicia la perforación en la montaña o en la zona. Eso puede durar desde ocho días hasta varios meses, dependiendo de la profundidad a la que se encuentra la veta, que puede variar desde unos pocos centímetros hasta cientos de metros bajo la superficie.

Eso requiere una inversión significativa de tiempo y dinero. Durante la perforación, los trabajadores se guían por vetas de calcita, unas manchas blancas presentes en la formación rocosa, hasta llegar a la veta de esmeraldas. Sin embargo, este proceso genera una gran cantidad de residuos, principalmente rocas y otros materiales, que terminan en los ríos de la zona, especialmente en los de esa zona de Boyacá. Muchos campesinos acuden a esos sitios para buscar entre los escombros desechados por la maquinaria de perforación. Aunque la mayoría de las veces solo encuentran pequeñas piedras o “chispitas”, como las llaman, en ocasiones tienen la suerte de encontrar esmeraldas de un tamaño significativo que pueden vender para obtener una buena ganancia. Ellos son conocidos como guaqueros.

Cuando recién son sacadas de las minas se ven así, un lote en bruto de esmeraldas, listas para ser talladas. /FOTO SUMINISTRADA POR JAVIER GÓMEZ 

¿Extraer esmeraldas afecta de alguna forma el ecosistema?

Es importante aclarar que la extracción de esmeraldas no está exenta de impacto en el ecosistema. Por ejemplo, durante el proceso de perforación de la montaña, puede ser necesario derribar algunos árboles. Sin embargo, a diferencia de algunas formas de minería de oro, la extracción de esmeraldas no implica el uso de procesos químicos dañinos. No se utiliza mercurio ni ninguna otra sustancia peligrosa. Solamente las explosiones que se hacen con dinamita o en ocasiones utilizando otro tipo de sustancias para hacer explotar la montaña, pero después de eso, la extracción es un trabajo manual. Aunque el proceso puede tener cierto grado de impacto en el ecosistema, no se puede decir que lo afecte de manera contundente. 

¿Cómo se determina la calidad? 

Por cinco factores: color, cristal, calidad del material, tamaño e inclusiones. Una esmeralda de alta calidad debe tener un color verde intenso y vivo, pero no tan oscuro. El brillo de la esmeralda, conocido como el cristal, debe reflejar bien la luz, la piedra debe ser limpia y tener pocas inclusiones, que son pequeñas impurezas naturales visibles bajo una lupa. Además, el tamaño de la esmeralda afecta su valor; a mayor tamaño, mayor es su costo. Sin embargo, el peso de la esmeralda, medido en quilates, también influye en el precio: a mayor peso, mayor es el precio por quilate. 

Esta esmeralda es especial porque tiene un buen color y cristal. Es de 5.0 milímetros. /FOTO SUMINISTRADA POR JAVIER GÓMEZ 

¿Cuál es el proceso que lleva para que una esmeralda pueda ser comercializada?

Una vez extraída la esmeralda, pasa a los compradores, que pueden ser talladores o personas con poder adquisitivos que tiene talladores. La piedra en bruto pierde el 70-80% de su peso durante la talla, por ejemplo, en términos más comunes, si una piedra llegara a pesar un kilo puede pesar solo 200-300 gramos una vez tallada. Las piedras pueden tener inclusiones o “explosiones” internas que parecen espejitos o burbujas de aire. Estas pueden ser tratadas en parte o totalmente con aceite de cedro a alta presión. Es un proceso legal que se aplica a la mayoría de las esmeraldas. Sin embargo, agregar color artificialmente puede afectar el valor de la piedra. Un análisis en laboratorio puede revelar el tipo de tratamiento y si la piedra tiene color, lo que afecta su precio. 

¿Este proceso cambia si es para otra cosa que no sea la joyería?

No, el proceso es igual porque las esmeraldas son usadas principalmente en joyería. Entonces es exactamente igual, pasan por el proceso desde su extracción hasta su venta final. 

¿El origen de la esmeralda incide en su valor?

Sí, dependiendo del origen, su valor es alto o bajo. Las esmeraldas se encuentran en varios lugares del mundo como Afganistán y Brasil, pero las de Colombia son las mejores. No es porque nosotros seamos de acá y las veamos así, sino porque los análisis de laboratorio y por la formación, son las mejores de todas: las que dan el mejor color, el mejor brillo y la mejor calidad. Las de otros lugares pueden tener tonos diferentes y su valor puede ser menor. Un análisis de laboratorio puede determinar el origen de una esmeralda y su calidad, lo que afecta su precio. Las inclusiones en una esmeralda también varían según su origen.

Según la Agencia Nacional de Minería, las esmeraldas representaron el 0,18 % del valor de las exportaciones colombianas y el 0,63 % de las exportaciones mineras en 2022.

¿Qué tipo de esmeralda es la más vendida?

Todas las esmeraldas son muy apetecidas, desde las más pequeñas hasta las de 50 quilates. Las más grandes y costosas son especialmente apreciadas por personas con alto poder adquisitivo que invierten en piedras preciosas. En Bucaramanga se manejan más las esmeraldas pequeñas para joyería.

¿Cuánto puede costar una esmeralda?

Los precios varían mucho. Se clasifica en tres categorías: las económicas, usadas en platería; las de gama media, más consumidas localmente, y las de gama alta, compradas por personas adineradas para inversión. El precio es subjetivo. En mi oficina manejamos piedras desde $100.000 el quilate hasta $5 millones para la gama media y $10 millones el quilate en adelante para la gama alta.

Esmeraldas de un milímetro (precio aproximado de $40.000) y de 5 milímetros (alrededor de $1 millón). /FOTO SUMINISTRADA POR JAVIER GÓMEZ 

¿Qué características hacen que una esmeralda sea única o rara?

Principalmente el tamaño, porque hay algo que se llama la escala de Mohs, que es la que clasifica la dureza de los materiales, entonces hay unos que son muy duros, otros muy blanditos. Cuando se habla de duros es la resistencia para rayarse, entonces encabezando ese listado en los materiales duros está el diamante, que no se deja rayar, sino solamente con el diamante. El zafiro puede tener una dureza como de 9, el rubí como de 8, mientras que la esmeralda de 6 o 7; es más frágil que el diamante o el zafiro. Las explosiones en la mina a menudo fracturan las esmeraldas, por lo que las piedras grandes son raras. Además de ciertas formaciones como “gota de aceite”, “trapiche” y “ojo de gato” son inusuales y pueden aumentar el valor de la gema. 

¿Cuál es su tipo de esmeralda favorita?

La esmeralda puede ser tallada en muchas formas: rectangular, cuadrada, redonda, en forma de corazón, entre otros. Sin embargo, la que más me gusta y que no suele ser tan costosa, es la que tiene más cristal que color. Esta tiene un color suave pero un cristal intenso, lo que la hace resplandecer a la luz. Cuando la piedra es limpia y tiene buen cristal, se ve muy bonita, especialmente cuando se usa en joyería.

Universidad Autónoma de Bucaramanga