Crimen y castigo ¡Ella es… ¿feminicida?!

Una jovencita de apenas 20 años, está a punto de convertirse en la primera mujer en enfrentar una condena por feminicidio en Santander, por asesinar a otra de 23 años.

Helman Villamizar Daza / hvillamizar@unab.edu.co

La interpretación y análisis minucioso del artículo 104A del Código de Procedimiento Penal, condujo a un Fiscal de Bucaramanga a acusar de manera formal -por primera vez en el país- a una mujer, por el delito de feminicidio.

“Ella se acababa de meter una caja de clonazepam, imagínense cómo estaría cuando recibió el mensaje. Alguien le dijo,: acá está su marido con la moza…”. Jhonatan Largo tampoco estaba sobrio cuando empezó a contar, entre desvaríos y verdad, detalles sobre la reacción de María Paula Mujica Acuña, “La Flaca” cuando le dijeron por mensaje de texto a su celular, que su ex andaba con su nuevo amor.

Largo permanecía en una esquina confundido en el enjambre de zombies que parecía asomar de sus criptas en la asfixiante calle 30 con carrera 20 en el centro de Bucaramanga, atestada de drogos, jíbaros, domiciliarios comprando baretos, policías yendo y viniendo como si quisieran espantar con el verde fluorescente de sus uniformes aquella nube de viciosos acosada por el fulgor solar, que iba de un lado a otro con sus propias pesadillas.

Hasta ahí, la de “La Flaca” podría parecer la historia de una joven de solo 20 años recién llegada a esa calle de penas y perturbaciones por efecto de las drogas, habidas y por haber.
“Se había soplado una bolsa de bóxer, marihuana y la caja de clonazepam. Ella no estaba bien”.

El mensaje que sus cristalizadas retinas habían deletreado con avidez en su celular, fue como fósforo en polvorín. De inmediato le pidió a una persona de la residencia donde pagaba por la habitación donde dejaba reposar sus alucinaciones, que la llevara hasta el parque del barrio Manuela Beltrán de Bucaramanga, porque “le voy a enseñar a esa hembra que no debe meterse con hombres comprometidos…”. Justificó el viaje con el pretexto de ir a cobrar una ‘deuda’… de sangre.
Aunque aquel hombre comprometido ya no tenía nada con ella, “La Flaca”, de 20 años, parecía no superarlo.

“No sé quién es el man, pero a ella sí la conocía desde hacía un mes, cuando llegó”. Sí, cuando aterrizó de bruces en aquella vorágine de muertos vivientes, donde la mayoría arrastra los pies para no permitirse elevarse demasiado con los suministros del “Indio”.
“Ella le compraba todo a ese man, todo: pepas, pegante, bareto… es que ella tiene plata, es de buena familia; hasta una niña tiene”.

Largo sonríe y tras la mueca pétrea de sus labios se refleja una dentadura amarillenta como el insumo para zapatos que de seguro también lleva a sus labios cuando no tiene la liga para el porro.
“Al rato regresó en el mismo carro gris que la había llevado, como si nada, con la pate’ cabra, salpicada de sangre. Se sentó en el andén y se tomaba una gaseosa cuando llegaron los tombos por ella. ¡Ah qué va, esa fue una mala captura, porque ella ni sabía qué había hecho”.
Acababa de asesinar a otra jovencita de 23 años, de un puntazo en el cuello. La estocada del torero, una punzada letal -se presume- por celos. Ahora María Paula está a punto de convertirse en la primera mujer condenada por el delito de feminicidio. Por matar a Maholy Ginán Jiménez Guerrero, de 23 años, a otra de su género.

Foto: Policía Nacional
María Paula Mujica, alias “La Flaca”, habría advertido incluso en sus redes sociales, que mataría a Maholy Jiménez por ‘meterse con un hombre ajeno’.

Hito jurídico

Aunque había todos los elementos para que se configurara un supuesto homicidio, el análisis de los elementos del delito ”íter críminis” realizado por el Fiscal Primero de Vida lo condujo a mirar más allá. Sin lugar a dudas se configuraba un feminicidio, porque el texto que califica el delito es indeterminado: “quien matare a una mujer…”.

“El sujeto activo -autor del crimen- es indeterminado, pero el pasivo sí es definido, tiene que ser mujer y en este caso quien lo cometió es una mujer y por tanto es un crimen de género que además se refuerza con expresiones a que la indiciada lanzó e incluso publicó en redes contra la víctima: la voy a enseñar que no se puede meter con hombres comprometidos. Hizo pública la amenaza que luego cumplió”.
La acusación fue escuchada de manera atenta por el Juez Quinto Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías quien decidió cobijar a María Paula Mujica con medida de aseguramiento de detención preventiva en centro carcelario, mientras espera la otra etapa del proceso. La aseguró porque, además, no tiene arraigo, así su amigo Largo crea que es “de familia bien”.

Maholy Ginán Jiménez Guerrero, de 23 años, asesinada por otra de su género.
Universidad Autónoma de Bucaramanga