“Debemos actuar por Santurbán”: Juan Camilo Sarmiento

Para la defensa y cuidado del agua y del páramo, hace más de 13 años nació el Comité Santurbán, una plataforma cívica que protege la estrella hídrica de los Santanderes.

Por Lizeth Juliana Triana Rincón / ltriana837@unab.edu.co

Entre los departamentos de Santander y Norte de Santander existe una de las maravillas geográficas más importantes del país, el Nudo de Santurbán o mejor conocido como páramo de Santurbán.

Este ecosistema montañoso se destaca por la diversidad y belleza de su fauna, además por su gran importancia ecológica, al ser el nacimiento de varias de las fuentes hídricas que abastecen de agua a poblaciones cercanas y a ciudades como Bucaramanga y Cúcuta. 

Entrevistamos a uno de los guardianes del páramo, Juan Camilo Sarmiento, quien además de defensor, es abogado ambientalista. Hace seis años se unió al Comité Santurbán y desde ahí no ha parado de luchar por la protección de esta extensa región.

En el 2019 alrededor de 5.000 personas marcharon en rechazo de la extracción de agua de los páramos. /FOTO TOMADA DE COLOMBIA.COM

¿Cuál es la importancia ecológica y social del páramo de Santurbán?

Su importancia nace en la capacidad que tienen sus bosques y sus cuencas para capturar carbono en sus suelos, en su vegetación y con ello mitigar el cambio climático. Adicionalmente, abastece de agua a las diferentes poblaciones del nororiente colombiano, puntualmente son alrededor de 3 millones de personas, así como a diversas fuentes de vida. 

¿Cuál es la delimitación del páramo?

En el caso concreto de Santurbán se segmenta la parte alta para que los bosques y las cuencas puedan ser explotadas por las grandes empresas transnacionales, además por la minería y otras actividades de alto impacto. La delimitación solamente protege la parte alta, por eso lo que se pide principalmente es que todo el territorio nacional sea protegido. 

¿Cómo es el proceso para proteger los páramos? 

Todo nace desde las comunidades y organizaciones que se empiezan a unir para defender el agua y el territorio. En su mayoría son poblaciones excluidas o marginadas y, por ende, son quienes más sufren la contaminación y las afectaciones ambientales. A partir de esa organización, surgen una cantidad de estrategias como las protestas y las grandes marchas que se han visto aquí en Bucaramanga, de igual forma también se ejecutan estrategias comunicativas y jurídicas, se incide ante las instituciones políticas de forma que se teje toda una red para defender el agua y Santurbán. 

¿Cómo ha sido la lucha contra la minería en el páramo?

Bastante compleja. Si bien tenemos esa fuente de agua y de vida que nos abastece, debajo de ese ecosistema hay una gran cantidad de minerales, principalmente oro, lo que ha provocado que grandes empresas transnacionales estadounidenses, árabes y canadienses quieran explotar ese territorio. De por sí, el agua ya está llegando con índices altos de mercurio al acueducto Metropolitano, precisamente porque en las zonas donde hicieron exploraciones dejaron unos túneles abiertos que se convierten en fuente de contaminación.

Lo que se exige puntualmente es que los territorios sean declarados protegidos o más bien que el territorio nacional no fuese abierto a que las transnacionales puedan venir a satisfacer esa demanda externa de minerales.

En Bucaramanga se ha podido evidenciar que cada vez más personas se unen a la campaña de cuidar y proteger el agua y el Páramo de Santurbán /FOTO SUMINISTRADA POR JUAN CAMILO SARMIENTO

La Ley 1930 de 2018 busca establecer a los páramos como ecosistemas estratégicos, de forma que se promueva su integralidad, preservación, restauración y uso sostenible. ¿Cómo se ha visto involucrado el Estado y sus políticas en la protección de los páramos y el agua en esta área?

Históricamente el gobierno ha estado involucrado con los páramos, por ejemplo, (Andrés) Pastrana habilitó el Código de Minas; el gobierno de (Álvaro) Uribe dio apertura a los tratados de libre comercio sobre todo con Canadá; Juan Manuel Santos estableció en el plan de desarrollo algunas medidas de limitación de páramos, pero permitiendo que esos ecosistemas igual fueran explotados y recientemente Iván Duque estuvo tratando de generar las condiciones para que se explotara Santurbán. 

Con el gobierno actual, ha habido algunos cambios. Se han creado unas estrategias de protección, pero igual la resistencia o, más bien, la reacción por parte de las empresas transnacionales no ha permitido que avance el plan. Sin embargo, hay un decreto (044 de 2024) que permite que se declaren áreas de protección generando unas condiciones de protección al menos a mediano plazo o por un plazo de 5 o 10 años.

¿Cuáles ejemplos de éxito pueden compartir en términos de conservación de los páramos y el agua en la región de Santurbán?

La defensa social que se ha generado ha permitido que hasta el momento no se hayan presentado explotaciones que, según los datos científicos, generarían un riesgo de desabastecimiento, de contaminación perpetua. De igual forma, se han llevado a cabo proyectos por parte de algunas de las organizaciones que hacen parte del comité, por ejemplo, iniciativas pedagógicas y de agroecología, que consiste en la productividad más sustentable, de forma que las comunidades que habitan el páramo puedan garantizar su vida a partir de una producción que sea en armonía con la naturaleza y con el cuidado del agua.

El Páramo de Santurbán está conectado directamente con el río Magdalena y además al ser parte de los Andes tropicales tiene una cercanía con la selva amazónica. /FOTO SUMINISTRADA POR JUAN CAMILO SARMIENTO

¿Se puede presentar en Bucaramanga o en Santander una situación similar a la que vive Bogotá con el racionamiento de agua? ¿El páramo tiene algo que ver en una situación así?

El riesgo está ahí presente precisamente por las condiciones de demanda del agua y por las condiciones climáticas. Estudios plantean que puede existir estrés hídrico, y ello pone en riesgo de desabastecimiento a Bucaramanga. Sin embargo, el peligro también está en que se puedan realizar proyectos de gran, mediana y pequeña minería que terminan dañando y destruyendo el agua. Un poco lo que ya se está viviendo, que el agua está llegando aquí con mercurio.

Usualmente, los racionamientos generan unos efectos de descanso para ciertos ecosistemas que están siendo sobreexplotados, pero obviamente tienen consecuencias sobre las condiciones humanas y sociales.

El comité para la defensa del agua y el páramo de Santurbán desarrolla constantemente conversatorios virtuales a través de Facebook Live. /FOTO TOMADA DE @COMITE_SANTURBAN

¿Cómo se involucra el comité con las comunidades locales para promover la conciencia ambiental y la participación en la protección de los páramos y el agua?

Desde el Comité se han hecho varias acciones; por ejemplo, en 2016 se realizó una estrategia jurídica, una acción de tutela que dio origen a una sentencia que es la T3 61 de 2017 de la Corte Constitucional donde desde ahí se les exige al Ministerio de Ambiente que tenga en cuenta a las comunidades que se sirven del agua que proviene de Santurbán, lo que ha generado unas condiciones de participación.

¿Cuál es el mensaje que el comité desea transmitir a nivel local, nacional e internacional sobre la importancia de proteger este lugar?

Santurbán es una fuente de vida, garantiza la regulación climática y nos provee el agua que nos abastece, por lo que es fundamental defenderlo. Es necesario organizarnos y accionar, sentir y pensar a través del amor por Santurbán, por lo tanto, desde los ámbitos internacional, nacional y local, se debe proteger porque finalmente este territorio es el que nos da vida, alimentación, salud y dependemos de ello para subsistir.

Universidad Autónoma de Bucaramanga