El brillo de la torre Eiffel: Francia consagra el derecho al aborto en su Constitución

Por Juan Sebastián Riaño / jriano771@unab.edu.co, María Camila Tapias / mtapias691@unab.edu.co y Jeana Marcela Padilla /jpadilla554@unab.edu.co

La Asamblea Nacional Francesa, a finales de enero de 2024, apoyó la inclusión de la “libertad a abortar” en la Constitución de la Quinta República y poco más de un mes después la medida finalmente se consagró como derecho constitucional. 

En 2022, según la encuesta efectuada por la empresa IFOP, el 86 % de los ciudadanos franceses estaban a favor de incluir el derecho al aborto en la Constitución. El apoyo masivo de la sociedad francesa con respecto al aborto fue tal que incluso partidos de derecha tradicionalista como Agrupación Nacional estaban de acuerdo con la propuesta. En aquella oportunidad, de los 88 diputados, 46 votaron a favor, mientras que 12 votaron en contra y 14 se abstuvieron.

Aunque el 2022 marcó un precedente importante, vale mencionar que el tema del aborto en Francia viene tratándose desde mucho tiempo atrás, estamos hablando del siglo XX. Es por ello por lo que muchos legisladores no consideraban necesario blindar el derecho al aborto en la Constitución, según ellos: las mujeres ya contaban con esa garantía. 

La interrupción voluntaria del embarazo se legalizó en 1975 con una ley que lleva el nombre de Simone Veil, ministra de salud, que la impulsó, esta permitía el aborto hasta la décima semana de gestación. Tiempo después, en 2001 se amplió a las doce semanas y luego, en 2022, a las catorce semanas. Se puede decir que desde 1980 este procedimiento está cubierto por el Sistema Sanitario Francés. 

Impacto

Una encuesta efectuada en 2023 a 24 estados miembros de la Unión Europea reveló que casi el 71 % de los adultos apoya el aborto legal en la mayoría o en todos los casos, mientras que alrededor del 27 % se opone a esto. Marcando así una clara tendencia a la aceptación de la legalización del procedimiento. 

En este contexto, el 4 de marzo de 2024 el Parlamento en Francia, de forma oficial, modificó la Constitución de 1958 consagrando la “libertad garantizada” a las mujeres para interrumpir de manera voluntaria su embarazo, blindándolo y convirtiéndolo en un derecho inalienable. 

Esto se ha visto como una respuesta impulsada a la derogación del derecho al aborto por parte Tribunal Supremo de los Estados Unidos en 2022, dejándolo así en manos de las legislaciones de cada estado, las cuales pueden prohibir este procedimiento, lo que ha significado que millones de mujeres en el país norteamericano no puedan acceder al procedimiento. 

A partir de esto, el pasado 9 de abril la Corte Suprema de Arizona determinó que el estado debe acatar una ley que tiene 123 años de antigüedad, la cual prohíbe el aborto en su totalidad, excepto en los casos en los que sea necesario para salvar la vida de una persona embarazada. Así están Texas, Alabama y Mississippi, donde también está prohibido en su totalidad.

En la otra cara de la moneda se encuentra Francia; la protección y el debido proceso que se le está dando a la aceptación de este derecho ha sido bien recibida por muchas personas en el país. Varios medios destacan el mensaje: “En el momento de la votación, la torre Eiffel debería brillar”, comentario de Anne-Cécile Mailfert, activista de la Fondation Des Femmes, organización de defensa de los derechos de la mujer.

Si quiere saber qué opinan las mujeres santandereanas sobre el tema, haga clic aquí.

Agnés Callamard, Secretaria General de Amnistía Internacional, expresó: “Consagrar el aborto en la Constitución es un hito para los derechos de las mujeres y testimonio de años de lucha incansable de tantas ellas. Transmite un mensaje de esperanza y solidaridad a los grupos de mujeres, y a todas las personas que defienden esta decisión como a otros derechos sexuales y reproductivos”.

Además, Amnistía Internacional y otros grupos han pedido, también, un enfoque más inclusivo que asegure que este derecho ampare no solo a mujeres y niñas, sino también a hombres trans, personas no binarias y cualquier persona que pueda quedar embarazada.

Aunque no todo es color de rosa. Hillary Margolis, investigadora en The Women’s Rights Division at Human Rights Watch, señala que, si bien Francia alcanzó una victoria protegiendo el aborto, sigue sin prevenir de un modo suficiente la violencia contra las mujeres, protegiendo a las víctimas y exigiendo responsabilidades a los agresores. A la fecha, se han registrado 31 feminicidios en lo que va del 2024.

¿Y Colombia?

La Corte Constitucional de nuestro país, con la Sentencia C-055 del 21 de febrero de 2022, despenalizó el aborto hasta la semana 24 de gestación; es decir, que una persona embarazada puede ejercer su derecho de acceso a servicios de aborto libre, legal y seguro sin que para ello se requiera el cumplimiento de ningún tipo de requisito o condición. 

Si la persona supera las 24 semanas de gestación, la normatividad colombiana le permitirá acceder a una interrupción voluntaria del embarazo solo si cumple alguna de las tres causales contempladas en la Sentencia C-355 de 2006: “Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer, certificada por un médico; cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, certificada por un médico; y, cuando el embarazo sea el resultado de una conducta, debidamente denunciada, constitutiva de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento, abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, o de incesto”.

Para más información con respecto a este tema, vea el siguiente video.

Universidad Autónoma de Bucaramanga