El caudal de problemas que arrastró el ‘Manantial’  

Luis Francisco Bohórquez Pedraza, exalcalde de Bucaramanga durante el período 2012 – 2015, mantenía estrechos vínculos con la Iglesia Cristiana Manantial de Amor, fundada por  Teresa Pedraza, con quien estuvo casado y tuvo tres hijos. A pesar de separarse cuando Bohórquez incursionó en la política, continuaron como socios en negocios.

Durante su administración como alcalde, Bohórquez adjudicó de forma irregular contratos por 15 mil millones de pesos a empresas fachada constituidas por familiares cercanos y feligreses de Manantial de Amor, sin cumplir con los requisitos legales ni la experiencia necesaria para los objetos contratados.

(tomada de:El Tiempo)

Las primeras denuncias sobre estas irregularidades fueron hechas en junio de 2016 por periodistas de la Unidad Investigativa del periódico Vanguardia Liberal. Solo tres días después, el pastor Óscar Leonardo Rodríguez, esposo de Rocío Méndez (hermana del jerarca Félix Méndez de Manantial de Amor), fue asesinado por sicarios mientras daba un sermón en la sede de la iglesia.

Entre las empresas beneficiadas estaban Probaco, creada por una prima y una tía de Bohórquez, quien obtuvo un contrato de alumbrado público por $745 millones sin experiencia previa. Azarías SAS, fundada en casa de otra tía del exalcalde y perteneciente a un feligrés, se adjudicó $3.408 millones para modernizar el alumbrado.

Scada Ingenieros, a cargo de un joven feligrés de 31 años, consiguió $2.620 millones para poda de árboles. Y Agrelab SAS, creada por Uriel Enrique Parra con un capital inicial de $12 millones que se infló a $1.000 millones en meses, recibió $873 millones para un contrato de control de espacio público. Tras años de investigación, la Fiscalía capturó a Bohórquez y lo imputó por delitos como celebración indebida de contratos, interés indebido, peculado por apropiación y falsedades. Luego, el alcalde Rodolfo Hernández, quien fue aliado de Bohórquez en 2011, entregó pruebas clave que evidencian un entramado de corrupción mayor.

(tomada de: Vanguardia)

Según la Fiscalía, Bohórquez no solo adjudicó contratos a dedo violando principios de selección objetiva, sino que incurrió en sobrecostos de hasta el 30% del valor real de mercado. Además de empresas fachada, involucró a su exesposa, la pastora Teresa Pedraza, el jerarca Félix Méndez, familiares, feligreses y coordinadores de Manantial de Amor.

El caso «Manantial de Amor» representa uno de los mayores escándalos de corrupción en la contratación pública en Bucaramanga, donde un alcalde aparentemente aprovechó su cercanía con una influyente iglesia cristiana para desviar millonarios recursos del erario a través de un entramado empresarial fachada. Pero la decisión habrá de tomarla un Juez.

Universidad Autónoma de Bucaramanga