Inicio Cine El cuento de las comadrejas, el regreso de Juan José Campanella

El cuento de las comadrejas, el regreso de Juan José Campanella

Reparto de lujo en el nuevo film de Campanella, además de los actores veteranos ya mencionados, están Clara Lago y Nicolás Francella, quienes interpretan a una pareja de apuestos y ambiciosos jóvenes. /FOTO TOMADA DE INTERNET

Luego de 10 años de haber recibido el premio Óscar a mejor película extranjera por El secreto de tus ojos, el director Juan José Campanella regresa con El cuento de las comadrejas, película con actores reales. En 2013 había estrenado Metegol, filme de animación, paradójicamente, con una técnica que no dominaba y además sobre fútbol, pasión argentina que tampoco comparte del todo.

Esta vez decide abordar una historia acerca de un grupo de personajes que hicieron parte de la época dorada del cine argentino. La locación es una vieja casona rural en donde vive Mara Ordaz (Graciela Borges), una exitosa actriz en retiro, junto a su marido Pedro de Córdova (Luis Brandoni), también actor, ahora discapacitado. Junto a ambos, dos ‘viejos zorros’, un guionista y un director de cine, interpretados por Óscar Martínez y Marcos Mundstock (más conocido por hacer parte del grupo cómico-musical Les Luthiers). Los pintorescos personajes comparten este inhóspito paraje, como una suerte de paraíso terrenal. Pero la llegada de una pareja de jóvenes pondrá en riesgo su tranquilidad y la posibilidad de seguir viviendo allí de manera indefinida.

Esta historia entretenida y llena de matices, en palabras de su director, es un homenaje al cine de ese país. Está basada en otra película estrenada en 1976: Los muchachos de antes no usaban arsénico, dirigida por José Martínez Suárez, director argentino, maestro y amigo de Campanella. La cinta original contó con un elenco destacado, entre ellos una joven y bella Bárbara Mujica, quien fuera cónyuge del director y guionista David Stivel, antes de que este viajara a Colombia y continuara su carrera en la televisión.

La cinta de Martínez fue estrenada el 22 de abril de ese año, pocas semanas antes del golpe de Estado; en consecuencia, pasó desapercibida los primeros años, sería tiempo después que la crítica la rescataría, afirmando que era uno de los mejores cinco filmes de la historia argentina, una especie de joya subvalorada en su época. La versión de Campanella potencia el sarcasmo y el humor negro de la original, siendo un director que conoce tan bien el mundo del cine y la televisión. En este remake se permite la libertad de burlarse de la frivolidad y el prestigio simulado de las estrellas de cine, de los triunfos pasajeros que hacen levitar a sus poseedores durante mucho tiempo, pero también de la soledad que estas enfrentan cuando el paso del tiempo desdibuja su imagen y se refugian en sus hogares para salir cada vez menos o nunca.

Fiel al estilo de este director, cada escena crece como la levadura a partir del trabajo de los actores; por eso es tan importante el reparto. Por ejemplo, el papel de Ordaz estuvo pensado desde el principio para Graciela Borges, la gran actriz del cine argentino, no podía ser otra (según Campanella); su esposo, es interpretado por Luis Brandoni, quien ya ha trabajado con este, uno de sus roles ha sido en la comedia de televisión El hombre de tu vida, en donde interpreta a un cura pseudoliberal; Óscar Martínez, premiado actor de cine y teatro, protagonista de El ciudadano ilustre (2016) interpreta a uno de los amigos de esta pareja; y Marcos Mundstock, con enorme experiencia en Les Luthiers, que cierra este cuarteto de viejos amigos, los dos últimos se han instalado a vivir de por vida en la mansión paradisíaca, propiedad de la pareja de actores.

El cuento de las comadrejas reivindica la sabiduría y paciencia que otorgan los años, escenario del tiempo desde el cual se pueden ver las pasiones y ambiciones de la juventud de forma distinta, historia atípica en estos tiempos en que se ha sobrevalorado la vitalidad que otorga la juventud. En las sociedades latinoamericanas el adulto casi siempre se excluye, ya no es tan fresco, camina y conduce lento, no está a la altura del frenesí de la urbe. Campanella plantea otra mirada sobre la vejez.

En estos enlaces pueden ver la película original y el tráiler del remake de Campanella, que llegará a salas en pocas semanas.

https://www.youtube.com/watch?v=RgY4DCpZZRc
https://www.youtube.com/watch?v=j- QnEOKTcYpk

Por René Palomino Rodríguez*
[email protected]

*Docente del Programa de Artes Audiovisuales de la Unab.

Universidad Autónoma de Bucaramanga