Inicio Bucaramanga La antigua Plaza San Mateo de Bucaramanga se convertirá en ‘Patrimonio Vivo’

La antigua Plaza San Mateo de Bucaramanga se convertirá en ‘Patrimonio Vivo’

Desde el incendio que acabó con una de las edificaciones que componían al Mercado Público Municipal, La Plaza San Mateo, patrimonio cultural de la ciudad, sigue dormida, esperando la intervención de alguna administración que recupere su valor patrimonial

La administración de Rodolfo Hernández Suárez incluye en su Plan de Gobierno, la recuperación de la Plaza San Mateo para el año 2018. /FOTO LINDA DAYANNA SÁNCHEZ FLÓREZ

El Encuentro Nacional de Patrimonio, organizado por el Ministerio de Cultura, será una  plataforma  de despegue para el reconocimiento  de los lugares considerados patrimonio en las diferentes ciudades del país.

En su octava versión el evento ‘Patrimonio Vivo’ toma como escenario la Plaza San Mateo, ubicada en la calle 34 con carrera 16, en el centro de Bucaramanga, frente a la Plaza de Mercado Central.

Esta es la primera vez que sus organizadores fijan la mirada en la capital santandereana; el evento iniciará el jueves 12 e irá hasta el sábado 14 de octubre. Dentro de la programación existen aproximadamente 35 actividades lúdicas que giran entorno a los tres ejes de acción: la formación, producción y sostenibilidad.

Un total de 200 personas serán las encargadas de la logística del evento además de guiar los talleres donde, sin ningún costo, participarán entre 15 y 20 personas que estén interesadas en aprender sobre de cultura y arte. Entre estos están: los talleres previos de apropiación, talleres durante el VIII ENP en edificios artísticos, talleres en oficios artesanales, talleres de conciencia ambiental. 

El 80% de las actividades serán realizadas en la Plaza San Mateo. Estas incluyen la formación artística y artesanal: con 6 cursos para la elaboración de objetos en fique, en lana, cerámica, construcción de guitarras y bisutería.  En cuanto a la formación artística, habrá danza contemporánea, urbana, técnica vocal, circo, escultura y grabado.

“Mediante talleres, recorridos guiados, laboratorios de ideas e intervenciones artísticas, se buscará implementar nuevas dinámicas con el patrimonio cultural de la ciudad y crear un sentido de pertenencia y una apropiación social de este”, dijo Philippe Legler, coordinador del Encuentro Nacional de Patrimonio.

El 20% del evento va hacer una visita guiada escénica que incluye la historia del Teatro Santander, construido en 1932; esto se tiene pensado debido a que su arquitecto Georges Carpentier tiene una fuerte conexión con la ciudad y representa la historia de Alejandro Carpentier, su hijo,  a quien su padre lo abandonó a los 17 años. Además también harán parte los países Cuba y Francia porque es allí donde Alejandro Carpentier comenzó a recuperar los pasos de su historia.

Por otra parte, en el Centro Cultural del Oriente, habrá una exposición llamada  Memoria Viva sobre los oficios de diferentes índoles en todo el país y la creación de unas mesas de trabajo, para que la gente se siente a escribir y discutir sobre temas de patrimonio.

 

La  restauración de la plaza San Mateo 
La actividad dará vida a lo que queda de la plaza; por esto, los organizadores del evento hicieron una limpieza al lugar para que los asistentes recreen los más real posible cómo era la construcción neoclásica. Según Philippe Legler, «la única adecuación fue sanitaria, de limpieza, y de fachada, pero queremos que el mercado hable por sí solo, no queremos maquillarlo”.

En el centro de la Plaza San Mateo se hará la reconstrucción escénica de un kiosco en madera que existía en el centro del lugar y abrirá un café. Por medio de un sistema de poleas, desde el pabellón de las carnes hasta el  pabellón de la Plaza de Mercado Central, la escenografía del puente pretende memorar ese mismo puente que quedó destruido después de la explosión.

Futuro de la Plaza San Mateo luego del evento 

La Secretaría de Infraestructura tiene previsto que para el 2018 se restaure en un 50% del lugar. «En el Plan de Desarrollo Municipal, en la línea estratégica de calidad de vida en el programa de espacio público, tenemos la meta de producto rehabilitar la Plaza San Mateo. Esta intervención quedó en un 50 % para 2018, y lo restante para el 2019”, afirmó Zoraida Ortiz secretaria de Infraestructura.  

En coordinación con la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab) y los bomberos, la alcaldía se ha hecho mantenimiento al área, recuperación del espacio y dentro de ello también se hará una mejora a la fachada,  restaurar el alumbrado público en la parte exterior y se le va hacer una intervención en la parte interior.

Sobre qué tipo de actividad o espacio se abrirá en este lugar, el proyecto está en manos de las distintas secretarias del ente municipal, quienes planearán su intervención y ocupaciónr.

http://https://www.youtube.com/watch?v=0jjkBdFVXNw&feature=youtu.be

 

¿Qué era la plaza San Mateo?

Durante el siglo XVII y VIII, Bucaramanga empezaba a formarse entre unas cuantas edificaciones. El comercio de legumbres y el resultado de las cosechas que se distribuían semanalmente para abastecer a los bumangueses de la época, se realizaba en Girón. Más tarde, a mediados del siglo XIX, debido a que en otras localidades del país el mercado se estableció el día domingo en una plaza central, el comercio que normalmente estaba en Girón se trasladó a la plaza principal de la ciudad.

Años más tarde, el crecimiento poblacional y comercial de esta comunidad hizo que resaltara entre los demás municipios del Estado Soberano de Santander. Como consecuencia de esto, en 1857, la ley del 24 de noviembre de ese año, declaró a  Bucaramanga como la capital santandereana. El crecimiento se disparó, aparecieron nuevas edificaciones, tiendas de ropa, víveres y licor; hoteles y nuevas viviendas.

Debido a que la parte central del municipio se convirtió en un epicentro comercial, donde en la denominada Plaza Principal los vendedores ofrecían sus productos en toldos improvisados y con un aspecto desagradable y antihigiénico, se tomó la decisión de construir un lugar adecuado para que los comerciantes que residían en el lugar, pudieran ofrecer sus productos de manera más higiénica y agradable al público.

Gracias a la sugerencia del comerciante Nepomuceno Serrano quien proyectó ese espacio para lo que hoy se conoce como la Plaza Central se construyó esta majestuosa edificación conocida como La Plaza San Mateo. Bajo la dirección del arquitecto francés Georges Carpentier se levantó la edificación compuesta por dos edificaciones, una destinada a la comercialización de frutas y verduras, y la otra para la venta de carne.
De la gloria la olvido

Una madrugada del 6 de febrero de 1979, Bucaramanga despertaba con la noticia del gran incendio que consumía la edificación frente al Pabellón de Carnes de la Plaza San Mateo. Los esfuerzos de los bomberos que intentaron aplacar la furia de las llamas no fueron suficientes y, junto a los comerciantes que presenciaron el hecho, vieron cómo la estructura era consumida por las llamas.

La causa del incendio aún no es definitiva, unos dicen que fue debido a una rata que transportó una brasa encendida desde los locales de comida hasta la plaza lo que inició el fuego; otros que debido a la explosión en serie de los cilindros de gas de la plaza y otros atribuyen el incendio a un complot contra la estructura.

Entre las cenizas se quedó el sustento de muchos bumangueses que se quedaron sin empleo y más de 500 millones de pesos en pérdidas materiales. Muchos de estos vendedores recogieron lo poco que quedaba y decidieron venderlo en la calle para sopesar las pérdidas que les dejó el incendio. El gobierno de la época decidió reubicar a estos vendedores en el Pabellón de Carnes y en la Plaza San Francisco, aunque muchos de ellos prefirieron las calles para ofrecer su mercancía.

En 1996, sobre las ruinas, se construyó lo que hoy se conoce como La Plaza Central, donde los comerciantes reubicados en el Pabellón de Carnes trasladaron sus locales. Desde entonces, lo que queda de la antigua edificación, es un monumento al olvido, rodeado de basuras, malos olores y delincuencia.

Algunas de las administraciones que han pasado en los últimos años, han destinado recursos para la restauración de la Plaza. Luis Francisco Bohórquez (2012-2015) proyectó este lugar para formalizar a los vendedores ambulantes que pasean por el centro de la ciudad. También, destinó $400 millones a la restauración de la estructura. En 2015, se destinaron $602 millones para la restauración y convertir la plaza en la sede la estación del teleférico que conectaría al centro con el aeropuerto, idea que más tarde se descartaría.

En la actual administración, el nombre de la Plaza San Mateo está incluido en Plan de Desarrollo. Según Zoraida Ortiz la administración de la Lógica y Estética destinó mil 500 millones de pesos para que el siguiente año se hagan la restauración de la obra. “la secretaria de infraestructura tiene un equipo de arquitectos que están haciendo los diseños internos para poderlos ejecutar el año entrante”, afirma Zoraida Ortiz

 

Por

Linda Dayanna Sánchez Flórez

lsanchez348@unab.edu.co

Laura Daniela Meza Vesga

lmeza682@unab.edu.co

Universidad Autónoma de Bucaramanga

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here