Inicio Bucaramnaga La realidad laboral versus las profesiones que se cursan

La realidad laboral versus las profesiones que se cursan

La oferta laboral en Santander ha aumentado en sectores que no son contemplados dentro de las carreras con mayor demanda y remuneración según el Ministerio de Educación. Para los jovenes recien egresados la búsqueda de un buen empleo cada vez es más difícil, por lo tanto recurren a desempeñarse en otras áreas o emprendimientos.

Infografía hecha por María José Rojas Nuñez.

Por María José Rojas

[email protected]

Según el Observatorio Laboral para la Educación y Consultoras de empleo (OLE), que pertenece al Ministerio de Educación, las carreras como medicina, ingenierías, enfermería, relaciones internacionales, finanzas y telecomunicaciones se encuentran dentro del grupo de las 20 mejor remuneradas y más solicitadas.  

Pero la realidad para los egresados no es positiva. A las exigencias que se hacen a la hora de ocupar un cargo -tener tres años de experiencia laboral y manejo de dos o más idiomas, sin contar todos los programas que deben manejar y capacitaciones que deben tener-, se suma que, para el caso de Bucaramanga, la demanda apunta a otros sectores. 

Según Juliana Herrera, tecnóloga e ingeniera de Telecomunicaciones; Diego Torres, Ingeniero Civil, y María Fernanda Martínez, enfermera, las profesiones que cursaron son importantes, ya que aportan al crecimiento económico y social, y a pesar de que son algunas de las de mayor demanda como muestra el OLE, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), reveló en diciembre de 2019 que las ramas de actividad laboral con mayores puestos de trabajo fueron, en un 33,1%, el sector comercial, de restaurantes y hoteles; en un 20,7 % el de servicios comunales, sociales y personales, y en un 17,2 % el de la industria manufacturera.

En Colombia, el desempleo en 2019, de acuerdo con el Dane, fue de 10,5%, con un aumentó del 0,8% frente al 2018.  Y en lo que va del año, no se ha visto mejoría. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirma que el desempleo seguirá en aumento en lo que queda del 2020.  

Por su parte, Juliana Herrera agrega que para su caso como ingeniera en Telecomunicaciones y otras áreas afines, es más difícil para las mujeres obtener buenos trabajos, ya que prefieren contratar a un hombre para ocupar el cargo. Y esto lo respalda la estadística sobre el desempleo femenino que se registró al cierre del año anterior, la cual se ubicó en el 12,6 %, mientras que la de los hombres llegó al 7,6 %. 

Estudiantes de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), en Game Lab, un espacio diseñado por los docentes y estudiantes de ingenierías. FOTO MARIA JOSÉ ROJAS

La otra cara de la moneda

Diego Torres ingresó en el 2013 a la Universidad Industrial de Santander (UIS) donde estudió Ingeniería Civil, y en 2018 culminó su carrera. Torres comenta que a pesar de los conocimientos adquiridos en la academia son varios los procesos que se desconocen por la falta de práctica en la vida profesional, pero que con el tiempo se va “cogiendo cancha”. Señala que, a pesar de que es una profesión bien remunerada, el profesional debe contar con especialización, maestría y al menos tres años de experiencia para ubicarse fácilmente.  “En Bucaramanga se tiene una amplia oferta debido a la evolución de infraestructura que sufre la región, pero por el cambio de gobierno, se redujo el empleo”, comenta Torres. 

Juliana Herrera, tecnóloga e Ingeniera de Telecomunicaciones, estudió en las Unidades Tecnológicas de Santander (UTS) y se graduó en el 2012. Relata que ha sido complicado ejercer la carrera y no se ven suficientes oportunidades. “He tenido que buscar otro tipo de empleo, hacia otras ramas, como lo administrativo o el dominio de un segundo idioma”, afirmó. También comentó que las empresas piden experiencia, pero no ayudan a los recién graduados para poder adquirirla.

Para María Fernanda Martínez, que estudió Enfermería en la Corporación Educativa de Colombia (Eforsalud) y que también es técnica en salud ocupacional y administración en salud, ubicarse en la Clínica San Luis, en Bucaramanga, no fue fácil. 

“Después de graduarme, fue muy complicado, sí existen muchas ofertas laborales, pero no son bien remuneradas. Cuando uno llega a la entrevista, dicen que empiezan a pagar a los tres meses, y de una vez uno queda preocupado, porque el sueño es ganar el primer sueldo. No, no es bien remunerada”, respondió Martínez.

Bryan Alfonso Jerez Meza y Hugo Yojhan Espitia Ocasiones, estudiantes de Ingeniería Mecatrónica de la Unab./FOTO MARIA JOSÉ ROJAS

El emprendimiento es una opción 

Los jóvenes han decidido emprender en Bucaramanga, por diferentes motivos, unos por que tienen los recursos o les apasiona el tema, otros, por necesidad. La falta de empleo ha llevado a otros caminos a la población de la ciudad, emprendimientos como tiendas de ropa, belleza, joyas, entre otros sitios que no solo vemos físicamente,  también en las redes sociales. 

En algunas situaciones, estas empresas sustentan las necesidades de muchas personas. Angélica Pérez, estudiante de administración de empresas de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab) afirma que su tienda de maquillaje le ha ayudado a subsistir y cubrir las necesidades básicas que tiene, y que seguramente cuando empiece su vida profesional, será una ayuda, ya que los sueldos no son suficientes.

Según La Cámara de Comercio de Bucaramanga, en Santander existen más de 84.000 empresas y es considerada una de las regiones con alta generación de nuevos negocios, cada año aproximadamente 14.000 empresas deciden emerger, bajo el mando de jóvenes, pues la edad promedio para los que deciden emprender es de 18 – 21 años.



Universidad Autónoma de Bucaramanga