El consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb) estudia la viabilidad de declarar los bosques de la zona de estudio ‘El Aburrido’ como área protegida, conforme al decreto 2372 de la entidad.

Según Hugo Orlando Angarita, ingeniero forestal de la subdirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio de la Cdmb, la posible área de reserva está entre 1.800 y 2.500 hectáreas de las 7.544 que se encuentran en el proceso de evaluación, el cual contiene aspectos físicos en tema de geología, suelos y clima; los temas sociales en cuanto a la población misma; económicos y bióticos (fauna y flora).

El área de valoración cubre tres municipios y alberga 14 veredas: cuatro de Bucaramanga como son San Pedro Bajo, San Pedro Alto, La Esmeralda y El Aburrido; seis de Matanza, la cuales son Vega Grande, San Francisco, San Isidro, Magueyes, Aventino y Venadillo; y cuatro de Rionegro como Churricas, El Aburrido, Los Cocos y Honduras La Estación.

Asimismo, esta zona cuenta con tres tipos de bosques: primario o virgen, secundario (aquel que con vegetación leñosa se desarrolló luego de ser intervenido por el hombre) y bosque rastrojo natural, con una variedad de plantas herbáceas. También se encuentran 21 tipos de aves, entre las que se destacan el águila zancona, turpial, cardenal; 11 especies de herpetos (anfibios y reptiles), de los cuales hay cinco especies de anfibios y seis de reptiles (entre ellos rana de cristal y coral montañera); 21 mamíferos como los tigrillos, entre ellos el leopardo pardalis; y nueve especies voladores como el murciélago.

En cuanto a los afluentes que lo rodean se encuentran los ríos Suratá y Santa Cruz, quebradas como Honduras (suministra agua a Rionegro) y El Aburrido (abastece agua a frigorífico Vijagual y al acueducto de la vereda La Sabana, de Bucaramanga).

El área protegida tiene algunos objetos prioritarios de conservación que son el agua, los bosques y la biodiversidad, a partir de allí se formularon objetivos de preservación, y luego se implementa un plan de manejo para hacer cumplir lo planteado.

Por Hayler Peñaranda
[email protected]

Universidad Autónoma de Bucaramanga

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here