Inicio Bucaramanga Santiago Botero: “Hace nueve años tomé la decisión más crucial en mi...

Santiago Botero: “Hace nueve años tomé la decisión más crucial en mi vida, retirarme del ciclismo”

El excampeón del mundo ahora toma el micrófono para comentar la actuación de los pedalistas nacionales, lo que se puede aprender del ciclismo y motivar a sus seguidores con su historia de vida.

"Me siento orgulloso del proceso y proyectos que he forjado a lo largo de mi vida. Me estoy preparando para los nuevos retos que vienen, abriendo mente y fuerza para salir adelante con toda", expresa Santiago Botero. / FOTO JAVIER FERREIRA

Uno de los personajes que participó en la Quinta Semana de la Bicicleta, de Bucaramanga, fue el exciclista y ahora comentarista deportivo y Santiago Botero Echeverry, reconocido por ser el campeón mundial de ciclismo contrarreloj individual en 2002 (Zolder, Bélgica), aparte de ganar tres etapas en el Tour de Francia (2000 y 2002), quedar campeón de la montaña de la prueba francesa (2000), y salir ganador de la Vuelta a Colombia (2007).

Estuvo dos días en Bucaramanga: acompañando el ciclopaseo del 9 de mayo, y dictando su conferencia “La verdadera fuerza de un campeón”, en el auditorio ‘Luis A. Calvo’, de la Universidad Industrial de Santander (UIS), el 10 de mayo. En su charla, Botero relata su historia como ciclista profesional durante 20 años, su proceso de adaptación a ese mundo, y expone seis conceptos que, según él, resumen lo que es la verdadera fuerza de un campeón, que van más allá de la fuerza física.

Botero es el único ciclista retirado que es conferencista certificado, y esto le ha servido para ir por el país contando sus experiencias como forma de motivación. Cuenta que su paso a este oficio se dio meses después de su retiro del ciclismo profesional, en 2010. “Me puse a buscar opciones de trabajo y me acordé que una agencia de conferencistas, en Bogotá, me propuso que montara una conferencia, porque en ese momento en Colombia no había un deportista que contara su historia de vida”.

Un paso adelante de los miedos y proyectos a empezar

Botero dice que siempre ha sido tímido, y que estos conversatorios le han ayudado a vencer el miedo a hablar en público. De ahí en adelante comenzó a dar charlas. En ese proceso, “alguien le dijo a otra persona en Argentina, y me invitaron a comentar un Giro de Italia con ESPN, hace siete años”. De ESPN lo llamaron de la cadena Bein Sports, en Miami, y con ellos transmitió tres Giros de Italia para Estados Unidos, “y en Caracol televisión dijeron que tenían que incluir a un deportista en el panel de periodistas y ahí fue donde empecé”. Este año Botero cumple su tercera participación como comentarista en las transmisiones de grandes vueltas (Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España) con el canal de televisión.

“Fue difícil (su paso como comentarista deportivo), porque para el deportista de alta competencia, retirarse es una decisión compleja”.

Señala que cuando dejó de competir profesionalmente, pasó por un período en el que no sabía qué hacer con su vida. Durante tres meses dejó de montar bicicleta y se dio cuenta de que se sentía mal, “pues esa energía que estaba acostumbrado a gastar, no la estaba gastando. Entonces dije ‘yo tengo que seguir montando bicicleta’. Y me reincorporo al ciclismo, pero como pasatiempo, una hora y media diaria”.

El exciclista siente que ahora disfruta más salir a montar en bicicleta, porque ya no debe cumplir horarios, recorridos ni kilometraje, y mucho menos las estrictas dietas para mantener el peso ideal para las competencias. “Antes yo salía ‘a trabajar’. Salía y lo que quería era llegar a la casa, obvio, me gustaba mucho, pero pues ya se convierte en un trabajo. En este momento es parte de mi vida, lo disfruto, y cuando salgo siento esa libertad de estar en contacto con la naturaleza y los amigos. Eso me llena”.

De su vida en Madrid, España tiene presente que el proceso de adaptación fue difícil, debido a que llegó a una tierra que en principio fue hostil para él. Pero dentro de los buenos recuerdos guarda cuando se casó con su esposa, Catalina Laverde, y disfrutó junto a ella de la cultura europea.

Nuevos campos por explorar y crecer profesionalmente

Una nueva forma de mostrar su trabajo e interactuar con sus fanáticos es mediante la plataforma digital Instagram. Allí publica consejos para ciclistas, algunos datos históricos y anécdotas de su carrera deportiva. “Ha sido difícil. Me metí el año pasado, porque soy malo para las redes. No me gusta, porque me siento auto adulándome en un espejo”, añade. Acepta que no interactúa constantemente, pero que sí procura mantener una rutina de publicaciones. “hay días que publico muchas cosas y otros que dejo de hacerlo”.

En cuanto al auge que tiene el ciclismo profesional, con los triunfos internacionales de los pedalistas, y el crecimiento de la afición por este deporte, señala que lo considera positivo. “Ha sido un crecimiento exponencial en todo Colombia”. Y considera que este es un momento para que las administraciones municipales y el gobierno nacional “le apunten a la movilidad en bicicleta”, especialmente en las grandes ciudades, en las que cada vez hay más automóviles. “La forma más racional de solucionar ese problema es creando infraestructura para la bicicleta”, argumenta, y pone como ejemplo ciudades como Ámsterdam y Nueva York, “que antes eran colapsadas por el tráfico y hoy son ciudades muy amables con el peatón y con el ciclista. La mejor forma de conocer una ciudad es transitándola a pie o en cicla”.

Una carrera de triunfos y derrotas

La carrera profesional de Botero es algo diferente a la de muchos deportistas del país, primero terminó sus estudios profesionales de Administración de Empresas, en Eafit, Medellín, para luego dedicarse a la bicicleta.

Llegó al equipo Kelme en 2002, y allí estuvo hasta 2006. Con esta escuadra alcanzó sus victorias más renombradas. Fue ganador de tres etapas en el Tour de Francia: una en 2000 (la 13 con llegada en Briancón), y campeón de la montaña; y dos en 2002 (una contrarreloj individual en Lorient, y una con llegada en montaña en Les Deux Alpes), además de ser campeón mundial de contrarreloj, en Bélgica, ese mismo año.

Del Kelme pasó al Telekom, entre 2003 y 2004, en donde trabajó como gregario del alemán Jan Ullrich, eterno rival del entonces número 1, Lance Armstrong (despojado de sus títulos por confirmarse su dopaje con EPO). Y entre 2005 y 2006 militó en las filas del equipo suizo Phonak, con el que fue campeón del Tour de Romandía, en 2005.

En 2006, en el marco de la Operación Puerto, uno de los movimientos más grandes en el mundo del ciclismo para desmantelar una red de dopaje, liderada por el médico Eufemiano Fuentes, Botero fue implicado con grabaciones telefónicas y supuestas muestras de sangre marcadas seudónimos que lo identificaban.

Ese mismo año, la Federación Colombiana de Ciclismo archivó su caso, por considerar que no se presentaron pruebas contundentes sino suposiciones. Sin embargo, la Unión Ciclística Internacional (UCI) puso su nombre en una lista negra, hecho que le impidió continuar su carrera en equipos europeos.

En 2007 retoma su carrera en Colombia, haciendo parte del equipo UNE-EPM, con el que se proclama campeón nacional contrarreloj individual y campeón de la Vuelta a Colombia. En 2008 participa en los Juegos Olímpicos de Pekín, en la prueba de ruta, junto a Rigoberto Urán y José Serpa, en la que ocupó el séptimo lugar. Ese año hizo parte del equipo norteamericano Rock & Racing, con el que compitió nuevamente a nivel internacional.

En 2009 se integra al equipo Orgullo Paisa, en el que estuvo hasta 2010, y gana la medalla de Oro en la prueba contrarreloj individual de los Juegos Suramericanos, disputados en Medellín. Ese año deja el ciclismo profesional y sigue vinculado con el equipo desde la función directiva.

Por Lucía García Sánchez

[email protected]

Silvia Parra García

[email protected]

Universidad Autónoma de Bucaramanga