Se ‘enfermó’ la salud y la quieren ‘Compensar’

Por Karilyn Guerero / kguerrero213@unab.edu.co, Kevin Pineda / kpineda301@unab.edu.co y Juan Guillermo Gomez / jgomez585@unab.edu.co

Luego de una dura derrota a la reforma de la salud en la Comisión Séptima del Senado, Colombia es testigo de una crisis sin precedentes. El Gobierno intervino en varias de las EPS más grandes del país, incluyendo Sanitas. Casi de forma consecutiva, La situación de EPS Sura ha captado la atención debido a sus desafíos financieros ya que a pesar de un aumento en los ingresos, la entidad ha registrado pérdidas significativas; Solo hasta septiembre de 2023, las pérdidas acumuladas superaron los $210.000 millones. Además, se informó que EPS Sura había agotado un capital cercano a los $400.000 millones en los últimos dos años, lo que puso en riesgo su operación después de septiembre.

FOTO: El Colombiano

Además, la EPS compensar solicitó su liquidación “total y voluntaria” a la Superintendencia de Salud.  La decisión se tomó debido a la “compleja situación financiera que atraviesa el sistema de salud en Colombia”, lo que afectó la viabilidad y sostenibilidad del programa de EPS al punto de no poder garantizar el servicio a sus afiliados con la calidad y oportunidad que caracterizan a la entidad. La empresa aseguró que continuará atendiendo a sus usuarios hasta el último día en que estén a su cargo y realizará una entrega ordenada de la población a la entidad que el gobierno defina.

El caso de la intervención a EPS Sanitas

El Gobierno de Colombia ha tomado medidas drásticas al intervenir administrativamente a la EPS Sanitas, la segunda EPS más grande del país, con más de 5,7 millones de afiliados. La Superintendencia de Salud justificó esta decisión como una medida para rectificar errores administrativos que podrían llevar a la EPS al colapso financiero.

¿Qué implica esta decisión? La intervención significa que el Estado asumirá la gestión de Sanitas durante un año, tomando el control de sus activos y operaciones. Según el Gobierno, esta medida tiene como objetivo proteger la salud de los afiliados y garantizar la continuidad de los servicios médicos sin interrupciones.

A pesar de la intervención, los servicios para los afiliados de Sanitas no se verán afectados. La atención médica seguirá en funcionamiento en los centros, clínicas y hospitales asociados. Los pacientes no necesitarán realizar trámites adicionales para recibir atención, ya que la intervención es un proceso administrativo a cargo exclusivamente del Gobierno.

Sin embargo, la intervención ha generado inquietudes entre los más de cinco millones de usuarios de Sanitas EPS. Existen preocupaciones sobre la calidad de la atención, la realización de cirugías programadas, los tratamientos para pacientes crónicos y la entrega de medicamentos. La empresa argumenta que nunca recibió los recursos comprometidos por el Gobierno para resolver su situación financiera, lo que podría llevar al deterioro del servicio e incluso a su liquidación.

Sin embargo se le han hecho muchas criticas al gobierno de Petro, porque toman esta decisión un día antes de que la reforma la salud sea archivada en el congreso, esto es medio de graves denuncias que indican que los congresistas que han buscado la reforma hacen parte de partidos políticos que recibieron financiación de EPS durante la campaña.

Universidad Autónoma de Bucaramanga