Inicio Bucaramanga Tabúes, mitos y realidades: la industria del placer sexual en Bucaramanga

Tabúes, mitos y realidades: la industria del placer sexual en Bucaramanga

El desarrollo de las tecnologías y la aparición de las redes sociales han traído consigo nuevos modelos de negocio. El siglo XXI se ha encargado de derribar tabúes en nuestra sociedad. Sin embargo, nos damos cuenta de que aún queda un largo camino por recorrer en ese sentido. La industria webcam y la aparición de Only Fans son pruebas de dichos prejuicios, estereotipos y tabúes. Se habla más de mitos que de realidades. Hoy conoceremos más sobre ello.

Este oficio brinda entretenimiento para adultos a través de la red, puede ser artístico, sexual o fetichista. FOTO/ Valentina Vargas, Camilo Rojas.

Por: Sara Valentina Vargas Jaimes

[email protected]

Juan Camilo Rojas Montes

[email protected]

Stefania Fajardo Durán, estudiante de psicología y creadora de contenido para Onlyfans, señala que la sociedad empuja a las mujeres a incursionar en este tipo de plataformas. “Las mujeres ya no lavan platos como en otras épocas o hacen estos tipos de empleos a los que generalmente pueden recurrir, les da pereza. En cambio, con Only el dinero aparte de que se gana bien, es fácil”. No obstante, afirma que se debe tener bastante carácter como persona para realizar este tipo de trabajos, para mostrarse desnudo ante la gente sin importar los comentarios. 

Only Fans es un servicio de suscripción de contenido creado en 2016, planteado inicialmente para que los usuarios pudiesen pagar por acceder a una información premium de sus ídolos. Sin embargo, es en 2018 cuando Leonid Radvinsky, propietario del sitio web de sexo en vivo MyFreeCams, adquirió el 75% de la propiedad de la plataforma y la llevó a lo que es hoy en día en popularidad y en su principal temática: el sexo. Es tal el auge que en diciembre de 2020 Only Fans llegó a cien millones de usuarios registrados.

Stefania Fajardo, usuario de Only Fans hace 11 meses. FOTO/ Valentina Vargas, Camilo Rojas.

Así mismo, la industria webcam también se ha abierto paso en Colombia y en Bucaramanga como una vía de trabajo. En Colombia, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), por lo menos 3.5 millones de personas se encuentran desempleados y más de 5.3 millones que trabajan se ganan el pan de cada día desde la informalidad, cifra que incrementó en 1,16 millones frente a lo reportado en junio de 2020.

En Bucaramanga el dato también es dramático, por lo menos el 55% de los trabajadores en la ciudad son informales según el DANE. Frente a esta realidad, la economista Angie Tatiana Mendoza Torres manifiesta. “El auge de este tipo de actividades tiene mucho que ver con el desempleo. La generación del placer sexual se ha adaptado al contexto de globalización y es ahora un modelo de negocio que va en una tendencia creciente.”

Según estimaciones, Bucaramanga acoge a alrededor de 250 estudios web cam empleando a 4.000 mujeres, de los que, aproximadamente, solo 6 de ellos cumplen con todos los requisitos para poder operar. Este tipo de trabajos no se limita solamente a las mujeres si no que también es posible encontrar hombres, transgéneros, parejas de hombres, parejas de mujeres y heterosexuales.

Además, señala que los sueldos en Colombia no son competitivos y la gente que suele acudir a este tipo de trabajos es porque no tienen ningún tipo de oportunidad. ”Difícilmente uno se va a encontrar a una persona que tome esta decisión por satisfacción, por gusto, por amor al arte”, dice. Colombia se posiciona como el segundo país con más modelos webcam, después de Rumania. Más de 2000 estudios operan hoy.

Según agencias webcam populares en Bucaramanga el salario de una modelo puede oscilar entre 2 y 8 millones de pesos al mes en promedio, lo que es bastante superior a lo que gana un profesional promedio en Colombia, entre 1.200.000 y 2.000.000 pesos. A pesar de la buena remuneración económica, no todo es color de rosa, aún el sexo es visto como un tema tabú en la sociedad colombiana.

La religión juega un papel fundamental en la construcción de estos valores y esta moral que nos rige como sociedad. El pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Orlando Conde Campos, menciona “las personas o jóvenes que realizan este tipo de trabajos realmente viven en pecado, ya que violan el séptimo mandamiento: ‘no adulterarás y no fornicarás’. No está en el plan de Dios que una persona que trabaja en esta industria herede el reino de los cielos.”

Orlando Conde Campos, pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. FOTO/ Archivo Orlando Conde Campos

Colombia es un país muy religioso. Durante generaciones se han creado muchos estigmas y estereotipos que con el tiempo, en vez de quedarse atrás y evolucionar nuestro pensamiento, considerando que somos seres modernos del siglo XXI, estos estereotipos se hacen más fuertes y se ven más marcados en la sociedad.

Es por ello que las personas que trabajan en medios como Only Fans o webcam son usualmente discriminadas, rechazadas y señaladas. Nuestra sociedad aún guarda muchos tabúes y mitos sobre este tipo de trabajos y llega a ser muy cruel en especial con las mujeres. Porque si bien es claro también hay hombres trabajando en este tipo de plataformas, pero ellos no son juzgados de la misma manera. 

De acuerdo con el abogado Mateo Daza Quiroga, estos temas “siempre van a estar en esa burbuja de inmoralidad en la sociedad, porque chocan con temas de principios, de la familia, del hogar, múltiples cosas, no creo que la sociedad vaya a madurar en algún momento, creo que siempre será así”.

Igualmente, Mateo Daza nos contó una experiencia de rechazo, que vivió en una universidad católica en Bucaramanga, una de sus compañeras. Cuando estaba estudiando su tercer semestre, a esta compañera se le filtraron unas fotos íntimas, toda la facultad se enteró a lo que se dedicaba: modelo web cam.  “A raíz de la difusión de estas fotos y de los comentarios que recibió terminó optando por retirarse”, comenta Daza.

Contrario a lo que dicta en teoria el liberalismo de nuestros tiempos, de una modernidad salvaje que no se pone límites y que no se casa con antiguos valores, el sexo continua siendo un tabú. En un país en el que un título profesional termina encontrando su valía como póster en una pared, resulta inevitable buscar alternativa, ya no de un mejor futuro, sino de un futuro a secas. Es ahí donde surgen la industria Webcam y Only Fans.

Universidad Autónoma de Bucaramanga