Tres enfoques, una pasión: el Atlético Bucaramanga

En torno al equipo giran vidas, miradas, pasiones. Como las de Didier Saúl Niño Albarracín, Tatiana Niño Rueda, Sofía Téllez Sampayo, Alejandra Barrios Contreras y Álvaro Ojeda Olarte quienes, desde las estadísticas, el periodismo y el comercio, vibran con el equipo local.

Por Catalina Gómez /mgomez781@unab.edu.co, Mariana Parra F. / mparra326@unab.edu.co, Lizeth Triana / ltriana837@unab.edu.co

El Atlético Bucaramanga, conocido por la gente cariñosamente como “el auriverde”, “los Búcaros” y “los Leopardos”, es el equipo insignia de la capital santandereana. Nació el 11 de mayo de 1949; para ese momento la cabeza del equipo era el entrenador Francisco Carvajal y desde entonces contó con jugadores extranjeros: José Cayetano Fraccione (arquero), Antonio Bernasconi (mediocampista), Norberto Juan Peluffo (mediocampista) y Aristóbulo Deambrosi (delantero). Todos argentinos. Además, en su primer partido había tres hermanos: Francisco, Juan y Jorge Pachingo Guerrero.

Su hogar es el estadio Alfonso López, con capacidad para 25.000 hinchas, que abrió sus puertas el 12 de diciembre de 1941. Su superficie es de césped natural y tiene dimensiones de 105 por 75 metros. Fue construido en el marco de los V Juegos Nacionales. 

A pesar de que en estos 75 años el equipo no ha conseguido ningún título, su fanaticada sigue ahí, incluso se puede pensar que son los hinchas más fieles de todo el país. El equipo ha ido dejando huella en la primera A del fútbol colombiano. Y aunque ha tenido sus altibajos, siempre ha demostrado la garra y el coraje que caracterizan a la región de Santander. 

El hombre de los números

No todo lo que le sucede al Atlético Bucaramanga se queda en el césped. Didier Saul Niño Albarracín es quien hace que datos exactos como los descensos y ascensos, goles, goleadores, triunfos y derrotas no queden en el olvido. Él es “el propio hacker” del fútbol. Su habilidad para descomponer y entender el mundo del leopardo a través de los datos y las estadísticas es admirable. 

Hace tres años Didier Niño creó su propio proyecto, “Charlando con dato Leopardo”, que transmite los lunes y jueves de 9 a 11 de la noche en los Espacios de la red social X. / FOTO SUMINISTRADA

Tiene 36 años, se define como “un apasionado enfermo, amante de la radio desde muy niño, algo anormal, eso no se ve y menos ahora”. Aunque el amor por el búcaros lo llevó desde hace 11 años por el camino del periodismo deportivo, su verdadera profesión es ingeniero de sistemas.

Desde que tenía seis años, inició con los recortes y la recolección de los datos que hacía junto a su papá y que después fue poniendo en cuadernos a medida que sus conocimientos avanzaban. En 2014, cuando estaba estudiando su carrera profesional, se lesionó el ligamento cruzado y lo operaron, ahí fue cuando inició la transición a lo sistematizado creando su propio software, donde recopila cada una de las cifras. Los datos y estadísticas de esta publicación fueron suministrados por él 

La voz de las mujeres

Desde el ámbito deportivo se generan diversas pasiones e intereses entre los aficionados. El periodismo de este tema es un campo en el que la participación de mujeres ha ido en aumento. La voz femenina es esencial en cada transmisión, aportando una perspectiva fresca y una tonalidad distinta a la narración del juego.

En el periodismo deportivo local, las mujeres están ganando cada vez más protagonismo. Aquí están tres profesionales y estudiantes de periodismo que cubren al equipo insignia de la capital bumanguesa: Tatiana Niño Rueda, actualmente en la Radio Nacional de Colombia; Sofía Téllez Sampayo, corresponsal de Win Sports y estudiante de Comunicación Social en la UNAB, y Alejandra Barrios Contreras, periodista y corresponsal deportiva de Vanguardia.

Más allá de la pasión

Ubicada en la Carrera 17 #52-06, en el barrio San Miguel, está la Tienda Leoparda, lugar que se ha convertido en el museo del “equipo del alma”.

La Tienda Leoparda está ubicada de forma estratégica en una esquina del barrio San Miguel, así logra que las personas puedan ver los productos desde todos los puntos. /FOTO LIZETH JULIANA TRIANA RINCÓN

Su dueño es Álvaro Ojeda Olarte, mejor conocido como Álvaro Fifa, quien desde hace más de 20 años se ha encargado de convertir el lugar en uno de los sitios más emblemáticos para los hinchas auriverdes.

En la Tienda Leoparda se encuentran uniformes, accesorios, gorras, banderas y pines, entre otros productos, todos ellos con diseños referentes al club.

Lo que más destaca del lugar son las fotografías colgadas en las paredes. En ellas se muestran las diferentes plantillas o jugadores que han pasado por el equipo, forjando su historia. 

La fotografía más antigua que se encuentra colgada en la pared pertenece al año 1965. /FOTO LIZETH JULIANA TRIANA RINCÓN

Otro de los grandes distintivos del museo, es la colección de camisetas que ha portado el Bucaramanga, cada una de ellas recordando momentos de gloria, pero también algunos llenos de tristeza. 

Más de 200 camisetas componen el museo de Álvaro “Fifa” Ojeda, quien además reconoce cada modelo y su año. /FOTO LIZETH JULIANA TRIANA RINCÓN

En definitiva, la Tienda Leoparda es el mejor lugar para que las personas, hinchas o no, del Atlético Bucaramanga conozcan en detalle al equipo, y lo que es ser un verdadero hincha, como don Álvaro, quien ha apoyado al Bucaramanga sin importar las adversidades.

Universidad Autónoma de Bucaramanga