Una historia de pasión por los libros: La vida de Ailce Daza

Por Karilyn Guerero / kguerrero213@unab.edu.co, Kevin Pineda / kpineda301@unab.edu.co y Juan Guillermo Gomez / jgomez585@unab.edu.co

Sumido en la bulliciosa Plaza de Mercado de la ciudad de Bucaramanga, un pequeño pero acogedor puesto de libros se destaca entre los vendedores de verduras, abarrotes, calzado… Detrás de este rincón literario se encuentra la inspiradora historia de vida de Ailce Daza, llena de determinación y amor por la lectura.

Doña Ailce, junto a su esposo, han dedicado décadas a construir y mantener su negocio de compra y venta de libros usados que viene de generación en generación en la familia de su esposo. Para esta pareja, cada página amarillenta es más que una mercancía; es un tesoro que sostiene los sueños de su familia. Con esfuerzo y pasión, han criado a sus hijos gracias a las ganancias de este modesto emprendimiento.

«Aquí en Bucaramanga no es que sea muy común la lectura, pero si nos da para el sustento diario”, dice Doña Ailce, con una sonrisa se complacencia  por los años de perseverancia. 

Su punto de venta, ubicado en la calle 41#14-73, es más que una tienda; es un refugio para los amantes de la lectura. Invita a los jóvenes a explorar las páginas, a descubrir nuevos mundos entre las estanterías llenas de historias.

«La lectura deja mucho aprendizaje, mucho entendimiento, la forma de relacionarse con la sociedad, con las personas, para mí eso es la cultura” expresa Ailce, dándoles a entender a los jóvenes lo que significa para ella la lectura y su relación con la cultura, mientras organiza de manera cuidadosa una pila de libros. 

A pesar de las dificultades económicas y los desafíos que han enfrentado en muchas ocasiones, como el desplazamiento de las calles y la pandemia del COVID-19, el puesto de libros de  Ailce y su esposo ha perdurado como un faro de cultura en la comunidad. Sus hijos, ahora adultos, también han encontrado inspiración en el negocio familiar, llevando el amor por la literatura a nuevas fronteras.

Si alguna vez estás en la Plaza de Mercado cerca, no dude en visitar el puesto de Ailce. Ella estará allí, lista para recomendar un buen libro y para compartir su historia de tenacidad y dedicación con cualquiera que pase.

En un mundo que avanza rápido, personas como ella nos recuerdan la importancia perdurable de las historias impresas y del espíritu emprendedor. El alma de los libros del cementerio de los quizá no olvidados, descritos en las obras del extinto escritor español Carlos Ruiz Safón…

Universidad Autónoma de Bucaramanga